Algo de qué hablar

Este blog está concebido como herramienta de difusión de mi experiencia profesional como gestora cultural en Sevilla (por ahora, claro). Mis reflexiones sobre mi profesión, que son una y a la vez muchas, sus dificultades, los desahogos y la multitud de momentos felices que me ha dado este camino que elegí hace ya más de 10 años.

No surge por casualidad, sino por la necesidad de colaborar con un proyecto genial que formará mi primer post, #MuseosPro, y también la expansión de mi presentación profesional en otro formato diferente al currículum de toda la vida. Poco a poco en estos días lo iré completando.

¡Bienvenidos!

Anuncios
Minientrada

Alhajama Arte

Eran muchas las exposiciones que tenía que comentar y subir al blog. Se me han ido acumulando en estos últimos meses que no he parado entre cursos y viajes, pero no ha habido manera de encontrar hueco para escribir, ni tampoco he estado muy ágil con las palabras.

Sin embargo, este último fin de semana se inauguró un espacio que se va a convertir en vital para el panorama artístico andaluz (o al menos así lo espero) y yo tuve el privilegio de ser invitada a su apertura. No es una galería de arte. No es un Museo. No es una tienda. No es un estudio de un artista. No es un centro cultural. Es todo eso a la vez, y mucho más.

Alhajama Arte es un espacio donde encontrar la pintura de Amesa flanqueada de las joyas de Irene Reyes, textos, libros, poesía, flamenco y fotografía. Es un espacio donde se respira diferente. Es una galería, pero también es una casa. Un lugar en torno a una chimenea donde encontrarte a ti mismo. Un espacio de reflexión y de meditación. Un retiro espiritual. Pero, sobre todo, es un espacio donde disfrutar del Arte en sintonía con la Naturaleza.

Un espacio vivo, donde el primer viernes de cada mes se realizará un encuentro con el Arte, la Cultura y la Vida, a base de lecturas poéticas, sesiones de flamenco, proyecciones de vídeos, etc… siempre rodeados por más de 100 obras de Amesa expuestas al público, con incorporaciones periódicas.

Tengo el enorme privilegio de haber entrado a formar parte de la familia de Alhajama como Historiadora del Arte. Y esto es muy importante para mi porque a nivel profesional me hace trabajar con personas increíbles, pero también porque mi relación personal con este espacio y con Amesa comenzó hace ya más de 12 años a través de mi abuela… y ese vínculo es más que especial para mi.

Estamos ya trabajando en una web que ahora mismo está en fase beta (http://amesaarte.com), además de en un libro digital que esperamos de la bienvenida a 2016.

Podéis encontrarnos en la C/Nogales, 2. Alfacar (Granada).

Minientrada

Cursos de Otoño CDL – FVMO

Desde la Sección de Historia del Arte del Colegio de Doctores y Licenciados en Filosofía y Letras y en Ciencias de Sevilla y Huelva, comenzamos el curso 2015/2016 con dos cursos en colaboración con la Fundación Valentín de Madariaga y Laboratorio de las Artes.

En el mes de octubre se celebrará el Curso de Catalogación e Inventariado, y en el mes de noviembre el de Tasación y Peritaje.

Ambos cursos,  con plazas limitadas, de 30 horas y con un descuento especial para los Colegiados del CDL Sevilla y Huelva, tendrán un reconocimiento expedido por el CDL que les habilitará para inscribirse a los interesados en los Registros correspondientes que tiene la Sección de Historia del Arte.

CATALOGACIÓN E INVENTARIADO

cartel catalogación copia

Se sentarán las bases para aprender como catalogar, registrar e inventariar una obra de arte según la legislación vigente y el tipo de obra que nos podamos encontrar, ofreciendo distintas metodologías y alternativas, así como ejemplos prácticos y reales que inicien al alumnado en la compleja y necesaria tarea de registrar los bienes que forman parte de nuestro patrimonio.

El título de este curso permite la inclusión en el Registro de Catalogación e Inventariado de la Sección de Historia del Arte del CDL Sevilla y Huelva.

Lugar de realización: Fundación Valentín de Madariaga (Avenida de María Luisa, s/n)

Fechas de realizacion: del 7 al 29 de octubre de 2015. Miércoles y jueves de 16:00 a 20:00 h.

Docentes: Pedro M.  Martínez Lara, Antonio R. Fernández Paradas, José Carlos Roldán.

Desarrollo temático:
A. Marcos Conceptuales Básicos.
B. Marco Normativo y Legislativo (Estado de la cuestión.)
C. Marco Metodológico: Elaboración de la ficha. Criterios catalográficos. Optimización metodológica.
D. Marco Documental (Hacia una gestión eficiente del catálogo).
E. Marco de Aplicación: Inventariado y Catalogación de Artes Plásticas y/o Artes Muebles [Artes industriales (producción mecánica seriada: vidrio, cerámica, mobiliario…)]. Enseñar los criterios para la catalogación del material.
F. Marco Identificador: Especificidades del Medio. Identificación de valores.Medidas y criterios y estrategias de catalogación.
G. Módulo práctico (Basado en la Colección de la Fundación Madariaga).

Inscripción y matriculación: cursos.arte@cdlsevillayhuelva.org

Precio:  180 € / 150 € para Colegiados CDL Sevilla y Huelva

PLAZAS LIMITADAS

TASACIÓN Y PERITAJE

cartel_tasacion copia

Tanto en épocas de bonanza como en periodos de crisis económicas el arte se ha convertido en un valor seguro de inversión a presente y futuro, lo que ha favorecido su coleccionismo y compraventa, los mercados primarios y secundarios, pero también ha incentivado el robo, la falsificación, el daño, la restauración, protección y aseguración de estos bienes. Todo ello ha ello necesario la pujante aparición de un sector profesional el alza: los peritos tasadores de obras de arte, expertos en la valoración económica del objeto artístico en función de sus calidades técnicas, estéticas, históricas o materiales, ya sea a requerimiento de la administración pública o ante demandantes privados.

Este curso pretende poner en manos del alumno conceptos fundamentales, legislaciones, competencias, cualificaciones, bases de valoración y metodologías de actuación que lo acerquen a la labor profesional de la Tasación y Peritaje de Obras de Arte.

El título de este curso permite la inclusión en el Registro de Catalogación e Inventariado de la Sección de Historia del Arte del CDL Sevilla y Huelva.

Lugar de realización: Fundación Valentín de Madariaga (Avenida de María Luisa, s/n)

Fechas de realizacion: del 9 de noviembre al 2 de diciembre de 2015. Lunes y miércoles de 16:00 a 20:00 h.

Docentes: Pedro M.  Martínez Lara, Antonio R. Fernández Paradas, Carmen Aranguren

Desarrollo temático:
A. Conceptos fundamentales: Tasación y Peritaje de Obras de Arte y Colecciones Artísticas.
B. Herramientas y metodologías para la Peritación y Tasación.
C. Entorno Jurídico y Legislativo de la Obra de Arte.
D. La Tasación y Peritación Judicial de Obras de Arte y Colecciones.
E. Bases de Valoración de la Obra Artística y las Colecciones de Arte. [Valor de la obra de arte. Tipos de valoración y sus usos. Valor y uso.
F. Expertizaje: Autentificación de la Obra de Arte. Las Falsificaciones Artísticas. Prácticas.

Inscripción y matriculacióncursos.arte@cdlsevillayhuelva.org

Precio:  180 € / 150 € para Colegiados CDL Sevilla y Huelva

PLAZAS LIMITADAS

MÁS INFORMACIÓN: 651884033 / cursos.arte@cdlsevillayhuelva.org

@JornadasAC_US, un impulso en mi carrera

Hace algo menos de año y medio tuve la suerte de que me “reclutaran” para trabajar en uno de los proyectos culturales y académicos más longevos e interesantes que conocía, las Jornadas de Arte Contemporáneo, que organiza el Departamento de Historia del Arte de la Universidad Hispalense y la Real Maestranza de Caballería de Sevilla.

Años atrás, cuando aún estudiaba la carrera, había sido alumna de las Jornadas. Más adelante, en el año 2008, repetí experiencia dado que formaba parte del elenco de profesores Zoé Valdés, que acababa de publicar una novela (“La Cazadora de Astros”- DeBolsillo, 2007) cuyo argumento giraba en torno a la vida de Remedios Varo, que sería también la figura sobre la que versaría la ponencia del director de las Jornadas, Fernando Martín Martín. Y ya sea por vínculos familiares (que aunque lejanos, los hay) o porque las mujeres surrealistas han sido desde siempre el centro de mis pasiones, allá que me apunté a revivir la experiencia.

Y allí retomé el contacto con la organización, con su director y el equipo de trabajo. Era la edición número XV, y seis años después, en la edición XXI colaboré como responsable de difusión en medios especializados y redes sociales.

Fue una experiencia mágica el encuentro con artistas como Javier Martín-Dominguez y su película sobre Leonora Carrington (otra surrealista de quitarse el sombrero), Guillermo Solana, Miki Leal o Fernando Iwasaki.

Para mi, entonces en pleno proceso de renovación profesional, repetir o mejorar esa experiencia era impensable. Pero este mismo año me incorporé de nuevo al equipo de coordinación de las Jornadas esta vez con una función más exigente e implicada que el año anterior.

Pese a las muchas dificultades que nos encontramos en el camino, las XXII Jornadas de Arte Contemporáneo se llevaron a cabo del 16 al 20 de marzo de 2015. Unas Jornadas que a nivel profesional y artístico han sido un auténtico éxito, pero que a nivel personal han supuesto mucho más.

Conocer a Federico Guzmán ha sido descubrir ARTifariti, saber que es un artista que va mucho más allá de la pintura que había visto en decenas de catálogos de exposiciones. Es un ser humano único y para quien pueda ir a Madrid antes del 30 de agosto de 2015, le recomiendo visitar su exposición organizada por el Museo Reina Sofía en el Palacio de Cristal [+ info].

En el mundo del arte contemporáneo hay algunos mitos, y uno de los míos era Soledad Lorenzo. Dos meses de conversaciones telefónicas casi diarias, mil correos, un nudo en el estómago casi hasta que la vi salir del taxi y luego… pues es alguien cercano, frágil, olvidadiza, dulce pero obstinada. Puede que no coincidamos en algunas opiniones (sobre todo porque yo no he podido nunca trabajar con Louise Bourgeois, Tapies o Miró) pero almorzar junto a ella fue una experiencia inolvidable. Porque además lo hicimos junto a la visión de Miguel Angel Moreno Carretero, un artista joven, experimentado, multidisciplinar. Reconozco que desconocía su trabajo más allá de la coordinación de Scarpia (otra maravilla, aquí + info), y mientras me documentaba para las Jornadas iba descubriendo a un artista 10. La única palabra que se me ocurre para hablar de él es que es un crack. Un autentico gestor cultural, un espejo en el que mirarse.

Javier Reverte y sus viajes, la arquitectura de AGI_arquitects (y la genial conversación con Joaquín durante el almuerzo, inolvidable), las charlas gastronómicas con Alberto Ruiz-Rojo y MAX, irnos de ruta turística con Ana Torralva… cada día ha sido una experiencia única.

Está muy feo poner a unos por encima de otros. Y pregúntale a una madre cual es su hijo favorito que responderá “¿qué dedo me corto que no me duela?”. Pero yo sí tengo claro cual ha sido mi ponencia favorita, mi momento único de esa semana. La razón por la que las Jornadas tienen sentido, y trabajar en ellas ha sido más placentero que obligación. Y tiene nombre de mujer: Rocío Márquez (web).

Esta chica es magia. Es el amor en forma de música, de cante, de performance. Se define como cantaora, pero es una obra de arte en sí misma. Su voz es única, como la de muchos, pero ella tiene encanto, embrujo… llámale “pi”, pero tiene algo que enamora. Y por eso nos dejó a todos embobados, sin palabras pero sin poder dejar de preguntarle cosas. Y además, siempre le agradeceré que vino a la ponencia sin dormir, directa de una actuación en Granada, haciendo una escala de horas en Sevilla antes de irse a Londres. Y sacó hueco de donde no lo había porque quería estar con nosotros. Y trajo a Cristina Cruces con ella, otro descubrimiento. Una antropóloga que fue capaz de diseccionar el arte de Rocío y hacer que los profanos en esto del flamenco lo entendiéramos a la perfección (aunque yo no llegue jamás a entender que es eso de entrar “a la contra” en el compás). Una hora y media de visitar el cielo.

Este trabajo ha supuesto para mi un impulso importante. Retomar contacto con la Universidad, con Fernando, con el equipo de trabajo de Mercedes y Abraham (de los que he aprendido a tener cantidades ingentes de paciencia) y conocer gente nueva que he incorporado a mi vida cotidiana. Y, ahora ya como parte de la Asociación que organiza las Jornadas, espero impaciente el comienzo de la edición número XXIII.

Mientras tanto, sigue la búsqueda de trabajo, el estudio de las oposiciones y las lecturas de reojo al tesoro que me regaló Fernando Martín, el catálogo de la exposición de 1988 de Remedios Varo en la Sala de Exposiciones del Banco Exterior de España. Afortunada que soy.

Seguiremos informando…

Leonora Carrington y Remedios Varo

Leonora Carrington (de la mano de su esposo) y Remedios Varo (centro arriba) durante la boda de Leonora con E. Weisz

#DentroyFuera

Llegamos al final de mes de #MuseosPro con un tema muy interesante #Dentroyfuera. Obviamente, después de hablar de contratación, nos referimos a la relación entre el Museo y los trabajadores externos, colaboradores, público e instituciones adyacentes a él que no están cada día en el interior del funcionamiento del Museo.

Pero a mi personalmente me asalta una pregunta: ¿dónde acaba y empieza el Museo? Muchas veces somos #dentro en un tiempo, pero cuando salimos de trabajar nos vamos a otros museos donde “Oh, sorpresa!” somos el #fuera. Y en realidad, ¿qué diferencia hay entre ser público o trabajador? ¿Entre estar dentro o fuera? ¿Entre diseñar una actividad o llevar a tus hijos a que realicen actividades en otros Museos? ¿Cuánto podemos llegar a aprender de los que tenemos alrededor si miramos, escuchamos y aprendemos de los otros?

Para ello es muy importante hablar de las famosas redes profesionales, como un lugar donde conocer a otros que se dedican a lo mismo que tú (o les gustaría, lo están intentando, tienen ideas nuevas, etc.) y dejar de ver a las empresas, autónomos y profesionales del sector como COMPETENCIA y empezar a verlos como COMPAÑEROS. Ese será el verdadero avance de las redes profesionales, y desde mi punto de vista será la mejor manera de conectar los #dentroyfuera del Museo.

Lamentablemente a día de hoy no pertenezco a ninguna más allá del acto de fe que hice el día que me colegié en la Sección de Historia del Arte del CDLSevilla (y que a día de hoy solo me ha servido para entrar gratis como profesional en los museos de Italia, en los de España aún se ríen de mi). Y no pertenezco a ninguna porque me parece que no funcionan de la manera proactiva que comento de trabajar en conjunto, #dentroyfuera, como uno solo, para mejorar las muchas deficiencias que tiene nuestro campo profesional. Pero gracias a #MuseosPro he podido conocer a muchas personas que luchan por la valoración, profesionalización y reconocimiento del sector y esto me ha ilusionado. Por esto mismo no puedo acabar sin dar las gracias a mi querida Almudena por haberme involucrado en esta maravilla de movimiento.

Gracias Almudena y Laura, porque ahora sabemos que no estamos solos y que podemos crear nuestra propia red de #MuseosPro. Esto no se puede acabar aquí.

#Contratación

Hablado ya en este mismo foro sobre los perfiles profesionales necesarios en un Museo, y la formación que éstos deben tener; llegamos al momento más complicado de todos: ¿cómo se contrata a esos profesionales? ¿Cómo puedo yo acceder, ya que tengo la formación necesaria y un perfil adecuado, a un puesto de trabajo en un Museo?

Hace unas décadas estaba claro: oposiciones. Años más tarde ya dependía de cuánto quisieras ganar: sacar oposiciones para tener un puesto estable con un sueldo medio o montar una empresa de servicios externos que solían tener unos presupuestos bastante jugosos en los muchos concursos públicos que salían anualmente (de montaje de exposiciones, actividades didácticas, realización de visitas guiadas y hasta servicios de limpieza y vigilancia en los museos).

Pero desde el año 2008 la contratación en los Museos ha ido reduciéndose drásticamente, acuciándose la situación mucho más a partir de 2010. Desde mi propia experiencia personal, monté mi empresa de servicios externos a instituciones museísticas en el año 2008 y la facturación ya de por sí mermada en nuestro primer año de vida, se fue desvaneciendo hasta prácticamente ser nula en el año del cierre en 2013. En esos cinco años, pudimos comprobar como funcionaba la contratación de empresas y trabajadores en los museos dependientes de la Junta de Andalucía y la Diputación de Sevilla (nunca trabajamos para la administración central ni para museos de carácter privado). Y es un panorama realmente desalentador. Desde contratos para realizar visitas guiadas cuyo concepto de contratación es material fungible (porque es el capítulo para el que hay disponibilidad presupuestaria) a invitaciones a concursos restringidos en los que todos los “invitados” menos uno incumplen las mínimas condiciones requeridas de garantías o avales; vamos lo que a todas luces es una contratación “a dedo” disfrazada de concurso.

Cuanto menos dinero, menos transparencia en los contratos realizados. Curiosamente desde el año 2007 el Ministerio de Cultura recomienda que las contrataciones de los Directores de los Museos se realice a través del Documento de Buenas Prácticas en los Museos y Centros de Arte, donde se muestran las bases de los concursos para contratar a los gestores de las instituciones museísticas y evitar así la contratación libre por parte de la administración correspondiente del político de turno. ¿Se cumple? Yo diría que en parte sí, y la comprobación de ello es el concurso para la dirección del CAAC de Sevilla o del IVAM de Valencia, cuyo proceso de recepción de solicitudes acaba en estos días. Pero seguimos viendo casos donde el director es elegido por el Ayuntamiento de la localidad y con él sus trabajadores, contratados de manera externa y de manera nada transparente (como en el reciente caso del Museo del Calzado).

Deliberadamente me ahorro los comentarios de las falsas contrataciones y las veces que se suplen puestos de trabajos con becarios en prácticas o como se facilitan a los “voluntarios” o “Asociaciones de amigos de los Museos” a hacer trabajos que deberían salir a concurso por ser un servicio más de la institución y que por lo tanto debería ser contratado y pagado. Tan solo digo que el día que me jubile, estoy segura que a ningún taxista, fontanero o cirujano, le gustaría que formara una asociación que se dedicara a hacer gratuitamente su trabajo. Pues lo mismo nos ocurre a los profesionales de los Museos. Dejaré el debate para el próximo jueves a las 19:00.

#Perfiles y #Formación

Tenía pensado escribir a tiempo en el blog para tener mis reflexiones sobre los profesionales de los Museos en las semanas en las que se establecían los debates. Pero entre unas cosas y otras me ha sido imposible y aún así, ahora veo las ventajas, ya que hace ya 10 días que hablamos de los #Perfiles profesionales que debe tener un Museo, y me ha dado tiempo a recabar opiniones, leer el #storify del jueves 5 de junio y poner en claro mis comentarios en torno al tema. Además, he podido reflexionar sobre como un tema está relacionado con el siguiente, ya que al hablar de perfiles, es absolutamente necesario hablar de la #Formación de esos profesionales, así como de su relación contractual con el Museo. Pero vayamos por partes.

 Creo que todo aquel que ha trabajado en o para un Museo es consciente del organigrama ideal de los diferentes perfiles que son necesarios en una institución museística: gestores, conservadores, restauradores, comunicadores, museólogos, museógrafos, educadores o personal de atención al público, entre otros muchos. Pero somos conscientes también de que esos organigramas son difíciles de mantener en Museos con un bajo presupuesto o de pequeño tamaño. Por ello, la característica básica de un perfil profesional hoy en día en los Museos es la multidisciplinaridad. Hablando desde mi caso particular, yo me considero básicamente museógrafa, aunque he tenido que reciclarme como comunicadora, responsable de atención a los grupos escolares, vigilante de sala o la propia gestión de un espacio. Entonces… ¿cuál es mi perfil profesional? ¿Estamos llegando al punto de tener perfiles menos expertos y más polivalentes? ¿Acabaremos haciendo de un aspecto positivo una carencia en los Museos? Los primeros que hemos de ser sinceros somos los propios profesionales de los museos, y saber que cuando, por razones presupuestarias o logísticas, acabamos siendo “el chico para todo”, solo estamos disminuyendo el nivel de expertizaje de nuestro perfil.

Por otro lado, también me gustaría recalcar que en el debate generado por los compañeros de #MuseosPro se ha hablado mucho del perfil del museólogo y sin embargo se tiene siempre a la sombra el perfil del museógrafo, que desde mi punto de vista es igual de indispensable que los demás. Cada uno en su campo, deben colaborar y un equipo multidisciplinar (no una persona multidisciplinar) son la base fundamental para que un Museo funcione.

Y con respecto a la #Formación es evidente que no todos los Museos tratan el mismo contenido, y por tanto la formación de sus profesionales no debe ser la misma. Por ejemplo, un conservador o un restaurador está claramente ligado a un museo de Arte antes que a uno de ciencias, donde el perfil del técnico (biólogo, químico, matemático, etc.) será predominante. Esa sería en principio la formación base del profesional, pero considero que debe haber unos mínimos conocimientos de Museología, de público, comunicación, educación o nuevas tecnologías que deben ser obligadas en cualquier tipo de Museo. La formación, además, ha de ser continua y facilitada por los propios Museos a los trabajadores, que hagan de los mismos personas más competentes y que se amplíen y actualicen conocimientos. Al igual que no se entiende un médico que no siga estudiando prácticamente durante toda su carrera profesional, no se debería entender trabajar en un Museo y no reciclar los conocimientos periódicamente. Esperemos que poco a poco, el modelo ideal sea cada vez el más usual en los Museos del país.